Boda Antequera “EL ramo y la mano” Susana y Manuel

Es curioso que acostumbrado a ver tantos ramos de flores, tardara tanto en que uno de ellos me llamara la atención.  Boda en Antequera, una de las ciudades que nos ha acogido siempre con gran cariño. Bouquet dueño de los colores de Africa,  Proteas rojas como el atardecer de la sabana, verde de sus selvas, marrón de su tierra embarrada, toques de arena del desierto, si duda un ramo precioso que debería ser protagonista de su propio cuento.  Es difícil explicar por que antes nunca me fije en un ramo, reconozco que para mí era lo mas parecido a un trofeo floral sin mas sentido que adornar la manos de quien lo portara.

Siempre acentué mi ojo en lo que sustenta el ramo, las fotos cobran sentido  si eres capaz de observar “las manos”.  Las manos, esas creadas para palpar, sentir, sustentar, primeras en ponerse por delante cuando el peligro nos invade, primeras en secar nuestras lagrimas cuando las necesitamos,  eternas olvidadas, en un mundo tecnológico donde la vista y a lo sumo el oído, han copado nuestros días.  Hemos desdeñado las manos, suprimido el roce, el abrazo, la presión de unos dedos sobre la piel, el arañazo descuidado, hemos omitido el susurrar de unas manos surcando una mejilla, el suave recoger de una lagrima por una mano temblorosa, hemos olvidado agarrarnos mientras nos reíamos a carcajadas.

Desplazado las manos arrugadas de nuestros ancianos, sustituyéndolos por dedos deslizándose sobre un cristal, manos que se despiden, que lloran,  manos que aprietan con el corazón. Manos suaves de niños riendo, que sueñan, que te demandan, que piden atención, que quieren saber, que quieren mojarse y arañarse, sentir como la mariquita corretea entre nuestros dedos . Hemos elegido equivocadamente vernos, solo vernos, citarnos en pantallas, escribirnos en mensajes cortos, mandarnos caritas y corazones píxelados, olvidando que al oído siempre suena mejor, hemos pensado que con tanto ruido, tanta prisa, no podíamos oírnos, olvidando conversar cogidos de la mano allí donde se para el tiempo.

Pues bien, creo que tenia que llegar el día que sintiera sin duda una especial complicidad con el Ramo, una preciosa combinación de flores africanas, exótica, fuerte y delicada a la vez, imposible pasar desapercibido, auténtico, salvaje y verdadero, como todo lo que viene de Africa. Te doy las gracias por como supiste pese a tu enorme belleza quedarte siempre en segundo plano, elegante Bouquet. Ambos sabemos que fuiste concebido para ser protagonista y ambos hemos tenido la suerte de acompañar Manuel y Susana,  hemos notado la calidez, la unión y fuerza de sus manos, ambos hemos sentido que éramos parte importante de un día inolvidable,  que teníamos que estar cerca pero dejarnos impregnar por sus emociones , rodearnos de familia, amigos y muchas manos que hablaban por si solas. Así que para ti, por tu bello gesto la gracia del color de estas fotos y abrir este post, ojalá pueda encontrarme con muchos como tú en mi vida, que sepan de verdad la importancia que tienen nuestras manos, las manos que nos hacen sentir tanto.

Fotografia. Miguel Márquez + Juanma Moreno (Elegancia y Emoción fotógrafos)

Enlace de Fotos de la fiesta al final del post.

 

Boda Antequera Boda Antequera Boda Antequera Enlace Fotos de la Fiesta no te lo pierdas pincha aqui —))