Boda en Antequera. “Vito y Jesús”"El ramo de flores olvidadas"

“El ramo de flores olvidadas”

Tres de junio de 2016 Boda en Antequera, una de las ciudades que mejor nos ha acogido siempre,  Iglesia de nuestra Sra. del Carmen, de estilo mudejar e impresionante retablo barroco. La tarde perfecta,  Sol y algunas nubes blancas, calor como marca junio en una Antequera señorial patrimonio de la humanidad.

El novio se cambiaba en su domicilio paterno una barriada de las que hay en todos los pueblos donde la vida se vive en los patios y jardines, la novia había escogido una cómoda habitación en el bellísimo Parador Antequera. 

Las 18,00 Horas era la hora fijada en la Iglesia, dos horas antes teníamos que estar ya cubriendo este enlace, en la planta tercera del piso el novio, sus sobrinas, padre, madre, hermanos y hermanas  entraban y salían de uno de esos salones llenos de muñequitos y figuritas, vitrinas con cristaleras de las que sólo se usan en Navidad, muebles de Caoba, ventanal amplio, cortinas de dos cuerpos y visillo, me recordaba muchísimo el piso donde yo mismo crecí, en esa barrida llena de amigos, donde unas piedras hacian de porteria y las madres quedaban sentadas en bancos vigilándonos.

Jesús no estaba nervioso, su sobrina no dejaba que tuviese tiempo ni para planteárselo, la casa se llenaba de bullicio, ¿mi corbata? ¿ el nudo?  ¿ ayúdame con los gemelos ?, las emociones crecían por minutos, dejamos allí a mi compañera Mery y  Aurora la videógrafa.  Nos apresuramos para llegar a tiempo,  el Parador de Antequera reinaba en calma.

.- Buenos tardes  ¿la habitación donde se cambia la novia por favor?

.- ¿la novia? ¿que novia?

.-Si Vitoria se cambia aquí ¿no?

.- ah si , exclamaba la recepcionista, pero no ha llegado aún.

¿no? que raro deberían estar ya peinándola y maquillándola, la reserva está, afirmaba la recepcionista amablemente, pero no han llegado. Pasan 15 minutos, el móvil da señales de vida,  Miguel no te preocupes que en 20 minutos estamos por ahí, hemos tenido un contratiempo de esos que tu nos dices que no le demos importancia, ya mismo vamos.

30 minutos mas tarde, las hermanas de la novia ya esperan en el hall de Parador ¿la novia? , aún no ha llegado, el tiempo sigue pasando, el novio baja ya de su tercera planta las vecinas se apresuran a bajar al patio para verle salir acompañado de su madre, contentisimos los dos, felices de saber que quedan solo 30 minutos para que la ceremonia comience.

En ese mismo instante, así nos marcan los relojes sincronizados de nuestras camaras, Vito aparece por la recepción short vaquero, zapatillas deportivas, y camiseta basica de tirantes, la madre trata de alcanzarla por detrás,  casi tarea imposible teniendo en cuenta que Vito es monitora de Synergim Malaga.

Vamos Miguel dice, yo la sigo, las hermanas y la madre detrás, el vestido, los zapatos Papá, un poco de maquillaje y nos vamos, afortunadamente le peinado se lo había realizado al medio día.

¿Que ha pasado Vito? Nada, que mi ramo no era mi ramo, el mío me esperaba en la floristería, compuesto de flores olvidadas  de esas que esperan ya tristes por no haber sido elegidas durante la semana, que  he montado el ramo yo mismo y que me caso con las flores mas bonitas del mundo, seguro que estas lucen perfectas porque entre mi madre y yo lo hemos apañado.

!Vamos rápido!,  que Jesús me espera.

Lo vivido después fue sin duda, una boda protagonizada por los realmente importantes de cualquier boda “los novios”, felices, contentos, emocionados en la Iglesia, cómplices, atentos, bailando hasta la saciedad, animando a los demás, tratando de que todo el mundo lo pasara en grande.

Cuando todo parecía ya terminar, me fijé en ese ramo compuesto por flores a las que se le había dado una segunda oportunidad, se encontraba bailando entre las manos que lo habían hecho posible, el padre y la madre de Vito bailaban con él orgullosos,  me di cuenta que quizás no tuviese yo tanta razón, los detalles si que tienen importancia, porque ese ramo lucía bellísimo en aquel baile de padres abrazados.

Gracias de verdad, a esta maravillosa familia, por haber confiado en nuestro trabajo para guardar en imágenes los recuerdos imborrables de sus tres hijas.

Os dejo aqui los enlaces.

 Boda Mari Paz Vega con Anto en los Jardines de la Concepción de Málaga

Boda Maria José Vega con Manuel Campos en Campo de golf de Antequera.

Fotografia:   Miguel Márquez y Sweet-love Captadores de emociones.