Boda Loja Cortijo Galván “Rocío y José Luis”

Boda Loja. Cortijo Galván “Loja, y la lampara de Aladino.”

 

“Soñé que tú me llevabas

por una blanca vereda…

Sentí tu mano en la mía,

tu mano de compañera…”

                                        .-Machado.

Mi calendario marcaba 8 de julio, Boda en Loja, celebración Cortijo Galván , reconozco con pavor que lo único que conocía de Loja era su ostentosa área de servicios, mas parecida a un gran bazar donde puedes adquirir un perfume,  degustar los roscos de santa Teresa, pernoctar, … . Loja me había servido hasta ahora de parada obligada de descanso en bodas como la de Pablo y Cristina y Juanma y Beatriz en Granada,. Siempre a un lado de esa carretera ya un poco caduca que enhebra Andalucía desde Huelva a Almería,  sin saber yo por entonces los tesoros que escondía.

Loja hendida en el valle,recostada sobre el Genil,

se acurruca casi queriendo pasar desapercibida,

como una bella joven tímida que se sonroja al ser vista,

ese río que guarda ecuaciones de otros tiempos,

“Geníl”, genio genialidad.

 

Rocío y JoséLuis, eran la excusa perfecta para descubrir esta ciudad señorial y elegante, su Iglesia de la Encarnación, calles empedradas, callejones con escaleras imposibles,  fachadas de piedra,  plazas y plazuelas, fuentes de forja que dejan caer agua fresca y limpia,  un aire místico de esas ciudades cargadas de historia se desliza entre sus balcones y su rejas torneadas.

José Luis nos esperaba en el Cortijo Galván, finca donde después nos reuniríamos con familiares y amigos venidos de lejos. Rocío, “La Ferretería del numero 20”, Una preciosa fachada daba paso a una casa en dos plantas,  zaguán de entrada, escaleras, puertas y ventanas de madera, solería castellana y una preciosa librería cargada de recuerdos sería el lugar escogido para cambiarse.

Rocío había disfrutado de pequeña su niñez traviesa, donde había forjado ese carácter cautivador afable, abierto y amable, mas allá de su belleza exterior que puede embelesarte a primera vista, Rocío es un torbellino de sensaciones, emana felicidad  y optimismo, te carga las pilas, te aprieta los tornillos si hace falta,  irradia luz y calor, refresca, y guarda , ella, se hace necesaria cuando las cosas se complican.

Rocío había decidido volar, viajar, conocer nuevos mundos, enriquecerse de lo desconocido, navegar en mil aventuras,  buscaba un como y un con quién, y eligió a José Luis para que le acompañase en su camino, elegante y seguro, guapo, educado, ordenado, este se convirtió rápidamente en su lampara de Aladino donde ella había decidido refugiarse, protegerse, cubrirse y sentirse querida, sabiendo que era su recipiente preferido para viajar, su cachivache mas mágico,  sabiendo que solo pasear a su lado, ver una película a medias o compartir un desayuno, se convertiría en el mas maravilloso de los deseos cumplidos.

Ahora que ya los conocemos amigos y familiares disfrutemos de esta maravillosa pareja, nacida en un pequeña ferretería ubicada en el numero 20 de un pueblo regado por el Genil,  y ellos le harán posible cumplir cualquier deseo que les pidan, porque entre los dos  forman una bellísima lampara de Aladino.

Fotografía : Miguel Márquez + Sweet Love

 

Es la hora,  ¡ vamos ! busquemos la lampara…..

veis!!! os dije que si encontrábamos la lampara,  los deseos se cumplen…

Fotos de la fiesta y amigos en el siguiente enlace privado: Fotos fiesta

 

Necesario pedir contraseña a los novios.

Contratación 2018 – 2019 : hola@miguelmarquez.es o Tlf 607 861 859

 Últimas fechas disponible 2018